Hay veces que desde el primer momento que conoces a alguien sabes que la sesión va a fluir con un buen rollo tremendo y con Noemí y David fue así.

Noemí, nuestra protagonista, es una todo terreno que no me decía a nada que no, y claro… yo encantado jajaja. David es un amor de persona que no paraba de decirle a Noemí lo guapa que estaba. Con todo ese clima salió esta sesión de embarazo que me encanta.

Muchas gracias gracias chicos por elegirme como fotógrafo para vuestra sesión de embarazo! Ahora a esperar a que Leyre crezca y la pueda tener delante de mi cámara.

©MiguelValls

 

 

Leave A

Comment