Boda en el castillo de Minglanilla.

El dia comenzó con muchísimo calor y un solazo increíble pero a medida que se acercaba el momento de la ceremonia el cielo iba indicando que iba a ser una boda pasada por agua. Dicho así suena a desastre, pero lo que parecía que iba a destrozar un momento irrepetible fue sin embargo algo que le dio mas emotividad.

Por fin el cielo nos dio una tregua y se pudo celebrar una ceremonia de esas que tienes un nudo en la garganta desde el principio hasta el final.

Muchísimas gracias Azahara & Pedro por haber confiado en mi para este gran día!

VIVA LOS NOVIOS!!!

 

 

 

Leave A

Comment